Nostalgia pop

Stranger Things es nostalgia pop. Es la pandilla escolar acehada por los estragos del mundo adulto. La ingenuidad valiente que solo demandaba una resortera, un par de walkie-talkies, una linterna y, claro, una bici, para mantener a raya a los malos de turno. En Stranger Things palpita todo aquello en lo que alguna vez creímos: la camaradería invencible, los códigos de honor, los juramentos para siempre, el amor más puro. Es una historia de compañerismo, lealtad y lucha contra la adversidad, donde acaba imponiéndose aquella energía impermeable al desaliento que solo la niñez y la inconsciencia sabían producir. Pero Stranger Things es, sobre todo, pop corn (y del bueno). Porque sabe que un sentimiento no es suficiente para sostener una historia, recurre a la mejor tradición audiovisual de aventuras, terror y ciencia ficción, logrando que la originalidad de sus peripecias y golpes de efecto disfracen el estereotipo. Visualmente ha sido inquietante, atractiva, con atmósferas que convocan a John Carpenter, Stephen King, Los Goonies, E.T. y Stand by me. En Stranger Things la infancia es la utopía. Y, solo por eso, habría que quererla, aunque sea, un poquito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s