Ficciones cercanas. Televisión Narración y espíritu de los tiempos

Gracias a la Universidad de Lima, hemos publicado Ficciones cercanas. Televisión, narración y espíritu de los tiempos. Se trata de un libro escrito a varias manos y desde diferentes trincheras, en un intento por tratar de ofrecer nuevas perspectivas alrededor de un tema apasionante y, de momento, inagotable. A continuación, trascribo la Introducción para mayores luces, junto al índice y los datos editoriales.

Portada Ficciones cercanas

¿Qué cuentan las historias de la tele?

Desde que se estrenara The Sopranos en 1999, la ficción televisiva vive una tercera edad dorada que, como señala Xavier Pérez, se ha impuesto como una extensión contemporánea del modelo constructor de imaginarios que el cine de Hollywood propuso a la civilización occidental a lo largo del siglo XX (2011, p. 13). Si la primera golden age tuvo como estrella al género de la antología en los años cincuenta, con temáticas imposibles para el cine que ofrecían una visión crítica de la sociedad -hasta que el peso de los anunciantes consiguió trivializar sus contenidos- y, más tarde, en los años ochenta e inicios de los noventa, producciones como Hill Street Blues, Moonlighting o Twin Peaks, definieron una lúcida segunda era en virtud de su complejidad estructural, las teleseries de esta tercera edad dorada representan una evolución que conjuga el preciosismo formal con relatos tremendamente estimulantes que incorporan tópicos de actualidad y temas controversiales al amparo de esa libertad que solo otorgan la ficción y las emociones vicarias.

Lo más destacable de esta nueva edad de oro es el feliz equilibrio que exhibe entre arte y negocios. Es una televisión producida con grandilocuencia, pero también con sensibilidad, con sed económica, pero sin descartar el empeño argumental y estético, lo que ha resultado en algo pocas veces visto: la satisfacción del público, de la crítica y de la industria del entretenimiento. Si a esto agregamos datos objetivos que indican que en los últimos años han surgido publicaciones importantes, que se han organizado congresos en las mejores universidades y que el número de tesis de pregrado y postgrado al respecto sigue en aumento, no haremos sino comprobar que las teleseries han desbordado las pantallas para permear distintos ámbitos del pensamiento. De hecho, los títulos aquí reunidos dan buena cuenta de la vitalidad intelectual alrededor de ellas.

El conjunto de textos que conforman este libro se ubica en la línea descrita por John Fiske (2011 [1987], pp. 27-32), que define a la televisión como una portadora/provocadora de sentidos que forma parte crucial de las dinámicas que mantienen la estructura social en un constante proceso de producción y reproducción de significados. Pensemos que estamos no solo ante un suceso de comunicación, sino ante un fenómeno social que ofrece la posibilidad de ir más allá de describir cómo grupos de individuos organizan, decodifican e interactúan con contenidos televisivos, para revelar, por ejemplo, desde nuevos ángulos, una amplia gama de manifestaciones culturales, políticas y económicas.

Las teleseries evidencian una asombrosa capacidad para construir comunidades simbólicas que, además de la materia narrativa –la comedia, el policial, los dramas de todo tipo-, se interesan por los discursos subyacentes, por las estéticas, por la representación de ciertas prácticas y comportamientos que dan cuenta de una ética o una visión peculiar del mundo. Debe considerarse, además, que todas estas representaciones -así como su circulación, su acceso, sus posibilidades de consumo y repetición-, se producen en un marco económico y tecnológico que plantea permanentes matices, acotaciones y nuevas lecturas alrededor de materias tanto contextuales como de base: desde la familia, la religión, el sexo, las relaciones interpersonales o las artes, hasta tópicos de agenda como la seguridad nacional, el conservadurismo o la cuestión racial, por no citar puntos vinculados directamente a la comunicación, como la sintaxis audiovisual, la elaboración de imágenes o su compleja ingeniería narrativa.

En su libro El derecho de la libertad (2014), Axel Honneth, director del Instituto de Investigación Social -la conocida escuela de Fráncfort-, defiende que la teoría social pueda utilizar con provecho obras de ficción para comprender las transformaciones, porque con frecuencia se adelantan a ellas. Por ejemplo, para saber lo que ocurre en las relaciones entre hombre y mujer, cabe consultar datos como las tasas de divorcio, el descenso de la fertilidad o la crianza de los hijos; pero lo que realmente está sucediendo se explicará de forma más sensible en una novela, en una obra de teatro, en una teleserie o en el cine, cuyas historias parten de la observación cercana de los pequeños cambios que se dan en los comportamientos cotidianos.

Esta es, pues, una colección de escritos que se interesa por las tramas de significación contenidas en las teleseries y que entiende -siguiendo a Clifford Geertz- que el análisis de la cultura se configura como una ciencia interpretativa en busca de significaciones. Porque “considerar las dimensiones simbólicas de la acción social –el arte, la ideología, la ciencia, la moral, el sentido común- no es apartarse de los problemas de la vida para ir a parar a algún ámbito empírico de formas desprovistas de emoción; por el contrario, es sumergirse en medio de tales problemas” (Geertz, 1992, p. 25). En ese sentido, ¿qué cuentan las historias de esta era dorada? ¿Cuánto dicen del mundo, de las personas, de sus conflictos cotidianos? ¿Hasta qué punto sus prácticas narrativas, sus estrategias de diseño, dan cuenta de la sensibilidad y los intereses del sujeto telespectador? ¿Cuál es el espíritu de los tiempos que destilan sus tramas?

Paul Ricoeur (1992) decía que las historias eran discursos consustanciales a la reflexión, parte fundamental de la vida cognoscitiva y afectiva de las personas, porque promovían la intersubjetividad e intervenían en aspectos éticos y prácticos. Por un lado, están las narrativas que exponen el conocimiento y relatan el aprendizaje del hombre en el desarrollo de su pensamiento; y, por otro, aquellas que se ocupan de lo individual y particular, que consolidan las nociones de identidad, de diversidad y de diferencia. De modo que bien podemos decir que las historias explican el mundo y sus relaciones, dan sentido a la anarquía de la existencia, pero no solo como ejercicio intelectual, sino también como experiencia personal y emotiva. Quizá por eso Kenneth Burke les llamaba el equipaje de la vida, porque la vida por sí sola no está equipada para vivirse.

Ahora bien, toda vez que la televisión, sus contenidos y sus espectadores operan y se construyen de manera disímil, resulta inviable que una sola perspectiva teórica sea capaz de ofrecer una mirada adecuada, de ahí que estemos ante un trabajo que ha convocado a profesionales y académicos con intereses y acentos diversos.

El libro ha sido dividido en tres secciones. “Pantallas y miradas” agrupa aquellos textos que ensayan lecturas y analizan los contenidos desde ópticas tan diversas como la sociología, la política, los estudios de género, el psicoanálisis o la filosofía. Se trata de un acercamiento a algunas de las ficciones más representativas de los últimos años. Luis García Fanlo abre los fuegos con una revisión de los fundamentos que definen esta última edad de oro, a partir de las regularidades y discontinuidades que darían cuenta no solo de un conjunto de reglas y procedimientos de producción, sino de una traspolación a las estructuras narrativas de los discursos políticos, ideológicos y sociales dominantes que construyen una visión y un modo de existencia en el mundo actual. Lilian Kanashiro, a su turno, toma tres episodios de la destacable Black Mirror para ofrecer una lectura del modelo político que se reproduce y cuestiona a partir, básicamente, de un régimen de simulación predominantemente técnico y audiovisual. Mientras que Giuliana Cassano se interna en los ambientes de la residencia Downtown Abbey para analizar las representaciones de género desde la mirada de tres personajes femeninos de la sociedad inglesa de inicios del siglo XX.

Siempre en este primer apartado, Ricardo Bedoya se detiene en la celebrada Louie, la comedia de Louis C.K., para atender cómo la performance y la auto ficción delinean el humor y la melancolía de este neoyorkino cuarentón cuya cotidianidad y conflictos revelan el trasfondo delirante del mundo actual. A continuación, Elder Cuevas y Caroline Cruz se ocupan de las ‘conexiones’ y relaciones interpersonales que plantea Love, una producción de Netflix en la que, paradójicamente y muy en la línea de la liquidez planteada por Bauman, el amor mercancía parece tomar por asalto la representación del amor real. A su turno, Julio Hevia pasa revista de la representación de los criminales en serie, en un periplo que fluye entre la pantalla chica y la grande y que, de alguna manera, opera como contrapartida del texto que firmamos acerca del arquetipo heroico que construirían muchas de estas fascinantes historias.

Pocas producciones tan emblemáticas como The walking dead y Breaking bad. Esta última es revisitada por Víctor Casallo quien, desde una perspectiva fenomenológica, desagrega la experiencia de enfrentar la historia de Walter White como un autodescubrimiento estético. Mientras que Johanna Montauban se ocupa de reconstruir el largo caminar de los zombies en su trayecto del mito a la modernidad tardía. Este primer capítulo concluye con la defensa cerrada que hace Julio César Mateus de las teleseries como dispositivos de aprendizaje, alegando que su potencia emocional, así como la diversidad y calidad de sus temas, representan una oportunidad para el diseño de innovadoras experiencias pedagógicas.

Como puede verse, las posibilidades de abordaje son diversas y si bien en nuestro medio este tipo de exploración es todavía incipiente -debido en buena cuenta a la precaria producción local-, no deja de representar una promesa de conocimiento atractiva, dada la naturaleza heterogénea, fragmentada y conflictiva de nuestra convivencia social que se traduce, luego, en comportamientos e indicadores que dan cuenta de públicos, audiencias y usuarios de las mismas características. En virtud de esto, el segundo apartado se ocupa de las “Tramas y traumas locales” y busca ofrecer una radiografía de nuestra alicaída ficción televisiva y sus historias en los últimos años.

El texto de Jaime Bailón que abre el apartado -y que va más allá del terreno de la ficción -, ofrece un análisis descarnado de los tópicos y mecanismos que invaden y dominan la televisión peruana y que impedirían dar el salto a una ficción mucho más sofisticada, que se aparte definitivamente de esa visión de mundo obscena y en high definition que transmite. Por otra parte, Gerardo Arias pondera las condiciones y consideraciones de una producción local que, pese a algunos éxitos de gran arraigo, no ha sido capaz de sostener una oferta que conecte con el público local y el mercado extranjero.

Eduardo Adrianzén toma la posta y amplía el panorama exponiendo el caso de una de las empresas más prolíficas del país, Del Barrio Producciones, artífice de la irrupción del formato corto en la pantalla nacional; mientras que Guillermo Vásquez clausura el capítulo ocupándose del gran emblema televisivo de los últimos tiempos: Al fondo hay sitio, que tras ocho años de aceptación al aire cerró un ciclo que exhibe altibajos, pero también luces acerca de un formato con muchas posibilidades.

El tema de la ficción televisiva en el Perú es amplio y complejo, definitivamente no se agota en estas páginas. De ahí la importancia de aportes formales y narrativos como éstos para alentar un debate de amplio espectro en el que la academia debiera tener mayor compromiso y participación. Hacen falta muchísimos más trabajos como el de Fernando Vivas y su En vivo y en directo. Una historia de la televisión peruana (2008 [2001]), con abordajes que no descuiden el frente comercial y de negocio, la solvencia de los teleastas, el factor humano y el talento artístico, la seducción del factor político, o variables tan inasibles como aquellas que dan cuenta de un público televidente que, como señala Vivas, no es que prefiera la realidad a la ficción, sino que prefiere la dramaturgia del noticiero y del reality show.

Por último, la tercera sección de este libro lleva por título “Mundos narrativos” y acoge cuatro aportes que se internan en la construcción, el entramado y la recepción de algunos de los géneros e historias más recurrentes de la pantalla. Alberto García Martínez pasea por las calles del policial para describir cómo la explosión de estos dramas ha permitido una presencia más explícita y una reflexión mucho más fecunda -política y narrativa- en torno al espacio urbano, como lo demuestran el neo noir estadounidense de Justified, True Detective o Fargo, pero también el nordic noir de las cadenas escandinavas. Juan Manuel Auza, por su parte, elabora el que debe ser uno de los pocos análisis acerca del declive de una producción que estuvo por todo lo alto –para este caso, la teleserie Glee-, desagregando sus estrategias de expansión narrativa y la repercusión que tuvo en sus seguidores.

María de los Ángeles Fernández y Ricardo Olavarría se aventuran en la atmósfera de horror de la primera temporada de True Detective para indagar en la manera como el espectador conecta con determinados discursos externos asociados al mundo de Lovecraft, los cultos satánicos y cierta visión del sur norteamericano. Finalmente, Sergio Marqueta ofrece un estudio del universo transmedia que The walking dead construye y vincula a través de distintos formatos -serie de televisión, cómic y videojuego- para dar cuenta de “distintos mismos mundos” donde zombies y humanos enfrentan el apocalipsis.

Hasta aquí este preámbulo en el que no podemos dejar de agradecer el entusiasmo y la dedicación de los autores que han contribuido con sus ideas. Muchas gracias, también, a Javier Díaz Albertini, por su lectura atenta y sus comentarios. Y gracias al Instituto de Investigación Científica de la Universidad de Lima, ya que sin su apoyo esta hubiera resultado una aventura impropia y distante de la mejor televisión que disfrutamos a diario.

Giancarlo Cappello (ed.)

Referencias

Fiske, J. (2011 [1987]). Television Culture. New York: Routledge.

Geertz, C. (1992) La interpretación de las culturas. Barcelona: Gedisa.

Honneth, A. (2014). El derecho de la libertad. Buenos Aires: Katz.

Pérez, X. (2011). “Las edades de la serialidad”. En: La Balsa de la Medusa, 6. Barcelona: Machado.

Ricoeur, P. (1992). La función narrativa y el tiempo. Buenos Aires: Almagesto.

Vivas, F. (2008 [2001]). En vivo y en directo. Una historia de la televisión peruana. Lima: Fondo Editorial de la Universidad de Lima.

 

En: Cappello, G. (Editor). (2017). Ficciones cercanas. Televisión, narración y espíritu de los tiempos. Fondo Editorial Universidad de Lima.

Indice:

PRESENTACIÓN

INTRODUCCIÓN: ¿QUÉ CUENTAN LAS HISTORIAS DE LA TELE?

PRIMERA PARTE: PANTALLAS Y MIRADAS

Regularidad y discontinuidad entre teleseries clásicas y actuales (Luis García Fanlo)

Black Mirror: política, televisión y redes (Lilian Kanashiro)

Miradas femeninas: Downton Abbey (Giuliana Cassano)

Louie, el delirio redentor (Ricardo Bedoya)

Love: el amor real como resistencia (Elder Cuevas y Caroline Cruz)

Después de los héroes (o el triunfo del cínico) (Giancarlo Cappello)

Del criminal en serio al criminal en serie (Julio Hevia)

The zombies keep walking: del mito a la modernidad tardía (Johanna Montauban)

Breaking Bad: autodescubrimiento audiovisual en clave de tragedia (Víctor Casallo)

Las teleseries también educan. Una defensa de las ficciones televisivas como dispositivos de aprendizaje (Julio César Mateus)

SEGUNDA PARTE: TRAMAS Y TRAUMAS LOCALES

La genealogía de lo grotesco. Porno, política y televisión (Jaime Bailón Maxi)

Televisión peruana: la realidad de la ficción (Gerardo Arias)

Telenovelas que no osaron decir su nombre. Las “miniseries” de Del Barrio Producciones (2010-2015) (Eduardo Adrianzén)

Al Fondo Hay Sitio o el ‘formato Betito’ (Guillermo Vásquez)

TERCERA PARTE: MUNDOS NARRATIVOS

La ciudad en el paisaje policial de la tercera edad dorada de la televisión (Alberto N. García)

Estrategias fallidas de expansión narrativa: el caso de Glee (Juan Manuel Auza)

El horror en la primera temporada de True Detective. Del ritual satánico a Lovecraft (Ricardo Olavarría y María de los Ángeles Fernández)

Los múltiples The walking dead. Un estudio transmedia (Sergio Marqueta)

DE LOS AUTORES

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s